Inicio

Lámparas portátiles de taller desde 1947.

La lámpara portátil de taller consiste en un mango de goma, con una extrema resistencia mecánica, a lubricantes, carburantes y disolventes, y una alambrera d acero cincado que protege la bombilla, dándole además amortiguación en caso de caída.

Homologamos nuestros productos en laboratorios independientes y cumplen las normativas CE60598-1 y EN 60598-2-8.

Fabricamos nuestras lámparas portátiles exactamente igual que hace 70 años. Sin obsolescencia programada, para durar toda la vida.

Nuestras lámparas portátiles están pensadas para poder ser reparadas con un destornillador. Sin clics de plástico que se rompan ni cierres delicados. Solo goma, acero y cerámica.